Ni en tu nombre ni en el mío

“NO EN MI NOMBRE”

Por Emilia Mañas Martínez

Carta al Director de El País

08 de Octubre de 2016

“Tengo casi 72 años. Soy militante socialista desde hace más de 30 y de nuevo me encuentro en una encrucijada. Ahora quieren facilitar un Gobierno de Rajoy. Un señor que ha recortado, privatizado, favorecido al “capital” y permitido la corrupción. Tienen que decidir en mi partido, pero si se inclinan por un Gobierno del PP, pido que me lo digan pronto. Necesito el tiempo suficiente para pedir mi baja. Respeto la autoridad que les asiste, pero conmigo que no cuenten. No contribuiré a un suicidio colectivo.”

Fdo.: Emilia Mañas Martínez

 

NI EN TU NOMBRE NI EN EL MIO

Desgraciadamente este es uno de los muchos ejemplos que me duelen y mucho. Una militante de 72 años de edad, desilusionada y decepcionada tras toda una vida de militancia honrada y humilde, ahora ignorada e irrelevante para los que se han hecho dueños del partido sin el permiso de sus militantes y de la inmensa mayoría de sus votantes. Alguien a quien no hay que preguntar ni pedirle su voto, porque “no está suficientemente informada” para opinar, decidir o votar sin la ayuda o las indicaciones interesadas de aquellos dirigentes bien informados que ya piensan, deciden y votan por los mindundis de las bases.

Lo del PSOE no se arregla con una manita de pintura dada por profesionales del derribo (dígase aquí “Gestora” o “Baronías”), sino por arquitectos de renombre (dígase Borrell y otros de su fuste) necesariamente ayudados por un buen número de artesanos y obreros de la lucha diaria, de esos que no se ven desde las alturas informadas de las élites del partido pero sin los cuales no se levanta edificio alguno y a los que tampoco nadie les pregunta si hay que derribar lo que ellos contribuyeron a levantar.

Imaginemos qué sería de la democracia si aceptásemos como válido ese argumento de los dirigentes enterados y los militantes poco informados. ¿Para qué elegir representantes si ya están para eso los enterados, los sabios, los expertos? El gobierno de los mejores, el de las élites informadas, no el gobierno del pueblo y para el pueblo. El gobierno de los cuadros y no el de los militantes. Y es que algunos de nuestros dirigentes piensan que están de más los militantes, que el partido ya no los necesita, que acaban siendo un incordio.

Nos quieren confundir con eso de que “los militantes no son los únicos a quienes pertenece el partido porque también es de los votantes”; ahora sí que les interesa que sean copropietarios del partido esos votantes mal informados, que votan a tontas y a locas, sin pararse a pensar que los que sí saben lo que hay que hacer son ellos, los infalibles dirigentes. Si los militantes no están bien informados para votar en consultas o primarias, ¿sí lo están los votantes? La respuesta espeluzna.

A las alturas de este enfrentamiento interno, las élites, los dirigentes, los enterados, los expertos, intentan convencer con mediocres argumentarios propios de esas tertulias televisivas que ven embobados muchos ciudadanos porque creen que así entenderán lo que pasa. Esas tertulias que consisten en remover la mierda que cada partido guarda en su trastienda sin que importe demasiado el olor o las infecciones que inoculen al cuerpo social. De debatir sobre ideas o soluciones a los problemas reales de la ciudadanía, nada de nada. Eso no interesa. Leña al mono, que es de otro partido y que la masa televidente se lo pase en grande viendo cómo se pelean esos sabiondos que sí que saben lo que nos interesa o al menos eso dicen, ¿no?

Pues eso, argumentarios mediocres, soeces, válidos para una cosa y la contraria, técnicas para la desinformación y la manipulación de los votantes, utilizados ahora en nuestro PSOE (porque sí que es nuestro) para enterrar el corpus ideológico más importante, grande, extenso y profundo de toda la izquierda española, la marca más genuina de un partido más que centenario y útil desde 1879 para esos mindundis que no se enteran de nada y a los que se les ha metido en la cabeza celebrar un Congreso Federal Extraordinario y unas Primarias como mandan los Estatutos que, supongo, algunos dirán que están para no ser cumplidos.

En fin, queridísima compañera Emilia Mañas Martínez, militante de 72 años de edad, que ni en tu nombre ni en el mío. Tu encrucijada es también la mía y la de miles de compañeros y compañeras que no se merecen la estulticia de algunos de los nuestros.

Anuncios
de FUSIL DE NARDOS Publicado en POLÍTICA